Internet 3.0 y nuestra capacidad de asombro

Quienes de alguna manera pertenecemos a lo que en algún tiempo se llamó la “Generación X”, sabemos de los cambios tan vertiginosos que se presentaron en nuestras vidas y en nuestra forma de ver el mundo. En aquellos tiempos, la tecnología no era lo que es hoy día, sin embargo comenzaban a sentarse las bases del desarrollo tan acelerado que hemos visto en estos últimos 25 años.

Cómo olvidar el paso de los discos acetato de 33 y 45 revoluciones a los casetes y a los CD’s, y que no nos dimos cuenta en que momento nos invadieron los MP3 y su medio más popular hoy día, los Ipods. De igual manera, en el video casero pasamos del súper 8 a los casetes Beta y VHS, que sin previo aviso estábamos tirando a la basura mientras reemplazamos todas esas películas por DVD’s y que ahora enfrentan el mismo destino con la llegada del Blu-ray.

En telefonía era clásico el ir a la tienda o farmacia a pedir permiso de hacer una llamada y hoy tenemos teléfonos celulares que nos permiten tomar fotos, video, escuchar música, consultar email, navegar en Internet, organizar la agenda y además de todo… ¡Nos permiten hablar por teléfono!

Y así podemos seguir enumerando muchos ejemplos y en todos ellos al principio la pregunta era: ¿Para qué sirve?, ¿cómo funciona? y sin embargo, hoy día la pregunta es simplemente ¿y qué más hace? Ya nos hemos acostumbrado tanto a que la tecnología nos da más y más servicios, que perdimos la capacidad de asombro de lo que se puede hacer hoy día, en comparación con lo que se podía lograr antes.

Esta misma tendencia se ha presentado en Internet y hoy oímos hablar de Web 2.0 sin pensar que hubo un Web 1.0 y el gran salto que implicó pasar de uno al otro. El Internet plano y estático que fue Web 1.0 sirvió para comunicar información, para que los usuarios pudieran leer, pero cuando se requirió de interacción, de que el usuario pudiera proporcionar información y recibir resultados a partir de ella, se hizo evidente que se requería una nueva tecnología. La Web 2.0 o Internet 2 permitió tener ese dinamismo en las páginas y sitios Web que el usuario buscaba, y sobre todo la comunicación y colaboración entre usuarios en lo que se conoce como redes sociales, pero hoy ese formato ya está también casi agotado y las necesidades de conocimientos aplicables, más que de información genérica son cada vez más evidentes.

La Web 3 o Internet 3.0 busca crear ambientes semánticos; es decir, que la información que encontramos en Internet tenga sentido, que sea contextualizada y puesta en relación con más información traída de otros sitios Web, y que de algún modo esté lógicamente conectada entre sí, de forma que permita tener un panorama más amplio de lo que se está leyendo, y que en consecuencia se pueda adquirir un conocimiento más especifico y completo de las consultas en lugar de sólo obtener una lista de páginas con palabras coincidentes y a partir de las cuales sea posible, obtener bienes, servicios o realizar negocios.

Hoy día, poner una palabra en cualquier buscador de Internet implica que como consecuencia, se debe realizar una búsqueda de la información solicitada, dentro de los resultados de búsqueda que me dio la página (Sí, ya sé, suena redundante y complejo pero así es como trabajamos actualmente con los buscadores de Internet). Imaginemos que esa misma búsqueda se redujera dramáticamente en su extensión por el sólo hecho de poner en un contexto especifico la información solicitada, y entonces los resultados obtenidos permitan tanto reducir el tiempo dedicado a la actividad, como además obtener una información más amplia y exacta de lo que se está buscando en realidad y evitarnos el buscar dentro de lo buscado o al menos hacerlo más eficientemente.

Esto implica enseñarle a las computadoras a pensar, leer y analizar la información que guardan y que además puedan establecer conexiones lógicas entre esas montañas de datos de modo que puedan generar conceptos específicos, información exacta y aplicable, es decir, que sean capaces de generar conocimiento más que simple información y entregárselo depurado a los usuarios, ya sean estos humanos o máquinas.

Esto es lo que pretende lograr la tecnología con la llegada de Internet 3.0 y al pensarlo y ver los elementos tecnológicos que tenemos actualmente, ya no suena tan distante como seria en otros tiempos y quizás tenga que llegar el momento de preguntar y ¿qué más puede hacer?

(Artículo publicado originalmente en la revista Ciencia y Desarrollo, editorial CONACYT, en su edición de diciembre 2007, Vol. 33, Núm. 214)

 

Por Victor Hernández Salinas
Coordinador de servicios a producto de la Gerencia de Desarrollo de Nuevos Productos y Servicios en INFOTEC
 

INICIA SESIÓN
Regístrate aquí
VIDEOS
JAVIER SOLÍS GONZÁLEZ

GALERÍA

¡ÉCHALE UN OJO A LAS IMÁGENES!

AQUÍ PODRÁS ENCONTRAR TODOS NUESTROS WALLPAPERS, INFOGRAFÍAS, ESQUEMAS Y MÁS.

LO MÁS VISTO