Cómo llegar a la Web Semántica y su realidad hoy

¿Cómo llegar a la Web Semántica? Y ¿Cuál es su realidad hoy?

En los últimos años se ha hecho común escuchar términos como “Web 3.0” o “Web Semántica”  como el futuro inmediato de internet, así como diversas explicaciones de qué es y cómo funciona o de los modelos tecnológicos involucrados como Linked Data, Big Data, RDF o las ontologías; pero muy poco se ha dicho sobre lo que debemos hacer para cambiar los modelos de desarrollo, trabajo y negocio que tenemos actualmente y adaptarlos a los paradigmas que contemplen a la semántica como parte del plano de trabajo diario en la Web y sobre todo, el por qué habríamos de hacerlo. A riesgo de ser reiterativo, y sólo para aquellos que aún no estén familiarizados con el término, hagamos un rápido repaso de lo que se dice sobre la Web Semántica.

Se denomina Web Semántica a los sistemas de internet que manejan y exponen abiertamente información con un grupo de propiedades tales que permiten agrupar en clases y categorías a cada elemento de información contenida en ellos, así como una descripción de las interrelaciones entre esas propiedades y clases, y por supuesto las condiciones para poder consultar y utilizar dicha información, ya no como coincidencias de texto, sino como consultas por conceptos, tal y como haríamos al preguntar entre personas, solo que esta vez la idea es que quienes puedan leer, analizar, entender y compartir sean las máquinas y con ello ayuden a los humanos a realizar mejor sus labores.

Esto es casi como lograr tener a una “Siri” que sea realmente capaz de “Dialogar” con nosotros de manera eficaz como lo haríamos con otra persona, y no solo mediante respuestas pre programadas, inteligentes y efectivas pero pre programadas al fin. Recordemos que los idiomas tienen reglas diversas que permiten que podamos estructurar y transmitir adecuadamente esos conceptos mediante mensajes y conversaciones, por lo que de igual manera se debe desarrollar un lenguaje que sea compartido entre todos los sistemas que utilicen los modelos semánticos, de forma que podamos definir las reglas genéricas para establecer adecuadamente esa comunicación. Sin mencionar la complejidad de los modelos de pensamiento. Pero esto último implica entrar en el terreno de la Inteligencia artificial, y aquí acotemos que el modelo se basa más en la posibilidad de inferir información a partir de otra, y que sea realizado de manera automática por un sistema digital y mediante información abierta y compartible. Por lo que la Inteligencia Artificial pertenece (al menos por ahora) a un campo distinto, aunque quizás ya no tan alejados en algunos aspectos.

La Web 3.0 es un modelo propuesto por la W3C desde el año 2001, que ha sido objeto de debate en los círculos de investigadores y académicos, y a pesar de tener varios modelos tecnológicos que se han desarrollado para ir construyendo poco a poco cada uno de los requisitos para concretar una web semántica real y tangible, en el plano público apenas comienza a hacerse presente y no siempre de forma explícita. Es por tanto considerada por muchos como la oportunidad de abrir nuevas líneas de mercado y para otros una tecnología que no ha logrado “cuajar” y que ya no lo hará. La Web Semántica no es una panacea en el sentido que cambie los paradigmas establecidos, sino que los ampliará a nuevos límites, y quizás no la veamos consolidada con el modelo inicial exacto con que se anunció, sino como una tecnología diferente pero que surgirá definitivamente de los preceptos de la Web3 (Como ha ocurrido con modelos como Open Graph de FaceBook, o Google Schemas, que aunque no se declaran así mismos como líneas semánticas, sin duda utilizan modelos que se basan en los preceptos presentados por la W3C).

La imaginación es el límite

Pensemos por un momento que pasaría si aprovechando la movilidad y aplicaciones que tenemos en nuestros dispositivos, estos comenzaran de repente a compartir de manera abierta toda la información (o al menos la que de manera correcta, no protejamos conscientemente) que recaban durante todas y cada una de las actividades diarias que realizamos apoyándonos de ellos y que en tiempo real esa información pueda ser cruzada con distintas instituciones, comercios, personas y nos permitan en cualquier momento recibir avisos de distintas clases, pero todos adecuados a nuestros intereses, gustos, tendencias de consumo, trabajo, información o diversión; o que estamos realizando cualquier trámite personal, comercial u oficial y con la aplicación saber si es necesario realizar más trámites en otros lados, qué requisitos se deben cumplir, si hubiera que hacer algún pago, y que en realidad pudiéramos hacerlos todos desde el auto o domicilio y que sean las mismas aplicaciones las que nos informen de ello y realizarlo de forma simple, ágil, y sobretodo cruzando información de distintas organizaciones, sin importar dónde estemos o a qué hora (esto ya puede realizar, pero sólo hasta cierto nivel. Pues aún no se comparte toda la información posible entre dos o más organizaciones, aún se conservan bases cerradas).

La mayoría puede no saberlo, pero en realidad todas y cada una de las personas que tenemos un perfil en redes sociales, ya estamos trabajando con Web Semántica de manera discreta. Cada vez que indicamos que nos gusta algo o la foto de alguien, o nos hacemos amigo de alguien, o publicamos que estamos en algún lado, o viendo alguna película o comiendo un platillo cualquiera en un lugar específico, o consultamos o buscamos información sobre determinado tema, estamos alimentado una semántica de información sobre nuestros perfiles digitales, y esa información se usara después por algoritmos inteligentes para propósitos distintos. El problema es que las empresas que hoy poseen dicha información, la están resguardando y no la están compartiendo por lo que el provecho de su uso, lo tienen solo ellos. Y recordemos que una de las premisas de la Web Semántica es que sea información abierta.

En realidad, sólo la imaginación puede decirnos por ahora cuáles serán las distintas líneas de negocio que pueden surgir con la llegada comercial de la Web Semántica, pues abren toda una gama de posibilidades distintas para todos los sectores del quehacer humano (Sin mencionar las posibilidades al integrarse con el Internet de las Cosas). Lo más importante que se debe considerar es hacer el paso de los sitios y sistemas a Web3, además del uso y exposición de datos de forma abierta y contextual (guardando la debida precaución sobre información confidencial o estratégica y las debidas medidas de seguridad general), de forma que se brinde a clientes, usuarios y aliados mejores opciones de interacción. Por lo que la recomendación es revisar los esquemas de almacenamiento de información que se está utilizando. Cambiar de las Bases de Datos relacionales, a bases de datos basadas en modelos de RDF (Resource Definition Framework) mediante el cual se registra la información en modelos de referencias, más que de datos. Y cambiar a esquemas de datos abiertos y de grandes volúmenes de información como Linked Open Data, y por supuesto realizar esquemas que permitan modelos de información detallada y descrita en sus características y propiedades a fin de que al exponer la información pueda ser clasificada y relacionada por otros sistemas.

¿Quién me podrá ayudar en esto?

Aunque en la práctica son muy pocos los profesionales que pueden considerarse como expertos en el tema, afortunadamente las Universidades han comenzado a darse cuenta de la necesidad de formar a sus alumnos en estas nuevas tareas que les serán requeridas y formar a los próximos Científicos de Datos que permitan la construcción de los modelos y relación de información por contextos (ontologías) que son básicos para la construcción e implementación en portales y aplicaciones. Mientras tanto, es posible acercarse a las Universidades públicas que ya contengan algún programa académico al respecto o a los Centros de Investigación que están desarrollando proyectos con soluciones diversas al respecto, como el INFOTEC, un Centro CONACYT que ha liberado sistemas de cómputo, modelos de desarrollo semántico, Maestrías, Diplomados y un programa de certificaciones para formar profesionistas con enfoque semántico. Además que puede recibir estudiantes en visitas escolares o acudir a dar charlas y talleres en congresos universitarios, en afán de hacer la divulgación y transferencia de conocimiento tecnológico.

Pero al final del día la decisión sobre migrar un sitio web construido con el enfoque tradicional hacia uno que implemente en menor o mayor medida la incorporación de significado a sus elementos de información, o de esquemas de datos más abiertos y contextualizados mediante propiedades descriptivas y cuándo hacerlo, dependerá sólo de las necesidades directas de cada sitio web que se esté manejando y de las consideraciones de la planeación estratégica de cada empresa para los próximos años. Miremos cinco años atrás, analicemos los paradigmas de aquel momento y la forma como estábamos enfrentando la realidad de ese entonces, después observemos con todo detalle la realidad y tendencias tecnológicas y de negocio actuales, y finalmente pensemos en la decisión sobre en dónde deseamos encontrarnos en esos mismos cinco años en el futuro…
https://www.ted.com/talks/tim_berners_lee_on_the_next_web



(Artículo publicado originalmente en la revista Develop Network Año 2 No.21 Pag. 36 Julio 2016)
https://issuu.com/masgeek/docs/04_muestra_developnetwork_julio_201/38
Por Víctor Jesús Hernández Salinas   @hersalvj
Coordinador de Vinculación y Transferencia de Productos
Gerencia de Desarrollo de Nuevos Productos y Servicios
INFOTEC


Comments

 

 

INICIA SESIÓN
Regístrate aquí
VIDEOS
JAVIER SOLÍS GONZÁLEZ

GALERÍA

¡ÉCHALE UN OJO A LAS IMÁGENES!

AQUÍ PODRÁS ENCONTRAR TODOS NUESTROS WALLPAPERS, INFOGRAFÍAS, ESQUEMAS Y MÁS.

LO MÁS VISTO